FLORES DE BACH PARA BEBES, NIÑOS Y ADOLESCENTES

 

Bebés prematuros, para promover su voluntad de vivir
Bebés prematuros o que, por diversos motivos, han tenido que estar separados de la mamá

al nacer
Bebés no deseados, abandonados o dados en adopción
Para el trauma de nacimiento
Para ayudarlos a que sigan manteniendo la apertura de corazón con "alta vibración de amor" que traen al nacer
Para minimizar la posible herencia de pautas familiares negativas
Para proteger la fontanela anterior (aplicar sobre la zona, dos veces por día durante dos semanas)
En general las flores de bach se aplican sobre el pezón de la madre al amamantar, dos veces por día durante dos semanas)
Cuando deben separarse de la mamá y quedarse por unas horas en una guardería o al cuidado de otra persona
Cuando tienen tendencia a presentar cólicos
Cuando tienen hipo

 

En la etapa de dentición:
Para facilitar el destete
Que lloran hasta que los levantan en brazos
Que habitualmente lloran al despertar sin razón aparente

 

Esencias florales sugeridas para los padres: 

Para la mamá: Durante el embarazo:

Para aliviar el estrés propio de ese período
En un embarazo no deseado, ayuda a su aceptación promoviendo y for­taleciendo el instinto materno
cuando el embarazo es fruto de una violación: para el trauma sufrido y para proteger al feto)
cuando la madre desea estrechar el contacto con el hijo por nacer

Durante el trabajo de parto
Para el cansancio posparto
Para el decaimiento o la depresión posparto
Útil después del parto para promover la leche materna
Útil cuando la reciente mamá siente que las exigencias a las que debe responder en su nuevo rol la sobrepasan o la abruman

 ​

Para el papá
-       Si siente celos o incomodidad porque los cuidados de su esposa están volcados prioritariamente hacia el bebé
-       Si tiene dificultad en asumir su rol de padre debido a la propia historia
-          Si ha carecido del afecto paterno
-       Si ha tenido una relación conflictiva con su padre

Para ambos padres
-       Después del nacimiento del bebé, para ayudarlos a adaptarse a la nueva situación
-          Para ayudarlos a captar las verdaderas necesidades del bebé minimizan­do la influencia, en la forma de relacionarse con él y responder a sus re­clamos, de patrones familiares negativos
-       Cuando en la manera de relacionarse con el bebé está influyendo un suce­so traumático del pasado, como por ejemplo, haber perdido un bebé

 

Los vínculos familiares

Esencias florales sugeridas para los padres          

-       cuando los padres, en la relación con sus hijos, conscientemente o no, repiten pautas negativas de conducta absorbidas en sus respectivas fa­milias
-       cuando necesitan equilibrar el ejercicio de la propia autoridad:
-       si son autoritarios
-       si les cuesta ejercer su autoridad y se ponen a la par de sus hijos:
-       si tienen dificultad para poner límites a sus hijos
-       Cuando el trato con sus hijos se resiente:
-          porque son impacientes porque con facilidad pierden el control y se ponen violentos
-       Si son controladores, rígidos
-       Si son posesivos
-       Si les cuesta expresar a los hijos su afecto

 

ÚTIL PARA:
-       -Para fortalecer en la mamá la actitud maternal
-       -Para mejorar la relación madre-hijo
-       --Para mejorar la relación padre-hijo:
-       -Para mejorar la comunicación con los hijos
-       -Para las mamas o los papas que deben criar solos a sus hijos (madres solteras, viudas, viudos...), para que puedan asumir con respecto a sus hijos una actitud firme y amorosa a la vez
-       -Para padres adoptivos

La relación con la mamá

-       Cuando el niño sufre la carencia del vínculo materno, por estar separa­do de la mamá por fallecimiento, separación de los padres, etcétera
-       Cuando la relación del niño con su mamá es insuficiente, sobre todo en calidad, o es una relación difícil. En estos casos, se trata a menudo de ni­ños cuya concepción no ha sido deseada o aceptada
-       Niños cuya madre es excesivamente protectora
-       Niños cuya madre es muy posesiva
-       Niños que son maltratados por su mamá, física o verbalmente
-       La carencia del afecto y del vínculo materno, sufrida especialmente en los primeros años de vida, suele afectar la autoestima misma del niño y generar en él profundos sentimientos de soledad, desprotección y tristeza.


La relación con el papá
-       Niños que sufren la carencia del vínculo paterno, ya sea por una escasa y pobre presencia afectiva del papá o por la ausencia física de éste
-       Niños cuya relación con el padre es difícil y experimentan hacia él hostilidad y enojo
-       Niños que son maltratados por su padre, física o verbalmente

La relación con ambos padres

-       Cuando el niño debe separarse temporariamente de sus padres
-       Cuando hay un clima de tensión y conflicto en el hogar, para proteger emocionalmente al niño
-       Niños maltratados por sus padres
-       Niños que no se sienten queridos por sus padres y que, por ello, carecen del sentido de pertenencia a un hogar real
-       Niños que en el hogar deben asumir responsabilidades de un adulto o más allá de su capacidad
-       Niños que en el ámbito familiar fácilmente se sienten excluidos, ignora­dos, o que no se los tienen en cuenta:
-       Niños adoptados
-       Para el sentimiento de haber sido abandonados
-       Para ayudarlos en su relación con los nuevos padres
-       Para favorecer su integración a la nueva familia
-       Niños, que por ser adoptados, fácilmente se sienten excluidos o ignorados
-       El niño ante la separación de sus padres
-       para proteger emocionalmente al niño del clima conflictivo que suele existir en su entorno en la etapa previa a la separación, y frecuente­mente también después de ella
-       por el trauma emocional que implica para él la separación de sus padres: para ayudarlo a elaborar el shock, para ayudarlo ya que tiende a sentirse, de algún modo, culpable de la situación, para ayudarlo a adaptarse al cambio que esa separación supone
-       Algunos niños, luego de la separación de sus padres comienzan a tener pe­sadillas o terrores nocturnos

La relación con los hermanos
-       Niños celosos ante el nacimiento de un hermano
-       Niños que tienen sentimientos de rivalidad, hostilidad o celos con rela­ción a sus hermanos

La comida
-       Niños inapetentes que presentan señales de desgano y apatía
-       Niños que, por lo general, rechazan cualquier alimento nuevo antes de pro­barlo

Niños que comen en exceso:
-       por ansiedad
-       por carencia afectiva
-       por sentirse solos

 

UTIL PARA:
-       Cuando el comer en exceso responde también a una pauta familiar
-       Para ayudar a romper el hábito negativo de comer en exceso
-       Para promover una mejor relación con el propio cuerpo
La relación del niño con la comida puede ser muy reveladora para los pa­dres y para los terapeutas.
Tanto el niño que come en exceso como el que rechaza la comida están dando señales, piden ayuda: hay alguna necesidad que desean cubrir, alguna situación que rechazan o que les es difícil de "digerir".
Alarma cada vez más, en estos días, el problema de la obesidad infantil. Uno de los factores involucrados en este problema son los hábitos alimenta­rios familiares: los niños obesos, muy a menudo, son hijos de padres obesos. En este caso, las esencias florales sugeridas para estos últimos son, funda­mentalmente, las mismas indicadas para los niños, aunque, de acuerdo con ca­da persona, puede ser aconsejable agregar también alguna otra esencia.

El juego
-       Niños demasiado serios, que juegan poco o se aburren pronto
-       Si esta actitud estuviese relacionada con un suceso traumático sufrido por el niño, la pérdida de un ser querido, la separación de sus padres, etc.
-       Niños que no juegan bien solos, siempre quieren que alguien los acompañe
-       Niños que cuando juegan, se desaniman ante la primera dificultad o se contrarían más de lo esperado si pierden
-       Niños a quienes les cuesta mucho compartir sus juguetes

TAMBIEN INDICADAS PARA:
Los cambios: entrada en el colegio, cambio de etapa, cambio de profesor…
Niños “enmadrados”, que lloran cuando se separan de su madre, en cuanto la mamá desaparece, el niño cesa de llorar y se pone a jugar con otros niños como si nada hubiera pasado.
Para el niño acosado, avasallado por otros niños de su  misma edad o más mayores, pero que lo soporta todo por miedo a perder “su amistad”.
Para los acosadores. Son niños o adolescentes que no saben discutir “por las buenas”. Todo lo solucionan pegando, insultando o avasallando a los demás.
Niños con dificultades escolares pero no porque tengan pocas capacidades sino porque tienen una viva imaginación, siempre están en su mundo, pensando en sus cosas, por lo que no prestan atención a las explicaciones de clase.
Niños que no pueden parar quietos ni un momento, hacen los trabajos deprisa, sin prestar demasiada atención, por lo que los resultados no suelen ser del todo correctos. En clase son difíciles de llevar constantemente, molestan a los compañeros…
Para niños más mayores que se bloquean en los exámenes, les da un pánico paralizante que les impide recordar lo que han estudiado.
Niños que se exigen demasiado, todo debe estar perfecto y no cesan hasta conseguirlo. Esto les lleva a un sobreesfuerzo y si, por algún motivo, no sale todo como ellos esperaban, tienden a deprimirse.
Para niños con baja autoestima, no se creen capaces de superar un nuevo curso, o de aprobar un examen o realizar una prueba de educación física.
Niños que se entusiasman fácilmente y esto les lleva a querer transmitir a los demás su propio entusiasmo, esto puede hacer que se comporten como niños muy activos, parecen inagotables.
Especialmente para niños que comienzan el colegio por primera vez y sienten añoranza de la guardería. En niños inmigrantes también puede ser útil facilitando el corte con el pasado y la conexión con el presente.
Para los que se levantan cansados, pero este cansancio se va disipando a lo largo del día. Son los que no se pueden levantar por la mañana pero tampoco se quieren acostar por la noche.
Para niños tímidos y temerosos. Pueden tener miedo a acudir al colegio si están siendo víctimas de un acoso escolar.
Niños que no se atreven a preguntar sus dudas por miedo a hacer el ridículo o a que otros se rían de ellos, esto les puede ocasionar algún retraso en los estudios.
Niños que suelen deprimirse si los resultados no son los esperados.
Niños que acaban de tener un hermanito, se sienten celosos y durante un tiempo intentan llamar la atención de los mayores, tanto en casa como en el colegio, por lo que hacen payasadas, desobedecen para no pasar desapercibidos…

Suscríbase para obtener actualizaciones

© 2019 By Nefesh