DEPRESION

El dolor crónico puede limitar sus actividades cotidianas y dificultar su trabajo. También puede afectar la manera de vincularse con los amigos y los miembros de la familia. Es posible que los compañeros de trabajo, la familia y los amigos tengan que realizar más del aporte habitual cuando usted no pueda hacer las cosas que normalmente hace.

 

Con frecuencia, esto da como resultado sentimientos indeseados, como frustración, resentimiento y estrés. Estos sentimientos y emociones pueden empeorar su dolor de espalda.

 

Relación entre la mente y el cuerpo

La mente y el cuerpo trabajan juntos y no se pueden separar. La forma como la mente controla los pensamientos y las actitudes afecta la manera como su cuerpo controla el dolor.

 

El dolor en sí, y el miedo al dolor, pueden llevar a que usted evite tanto las actividades físicas como sociales. Con el tiempo, esto lleva a menos fuerza física y a relaciones sociales más débiles. También puede causar mayor falta de funcionamiento y dolor.

 

Estrés

El estrés tiene efectos tanto físicos como emocionales en nuestros cuerpos. Puede aumentar la presión arterial, incrementar nuestra frecuencia respiratoria y cardíaca, y causar tensión muscular. Estas cosas son difíciles para el cuerpo. Pueden conducir a fatiga, problemas para dormir y cambios en el apetito.

 

Si se siente cansado, pero tiene dificultad para conciliar el sueño, es posible que tenga fatiga relacionada con el estrés. O puede notar que es capaz de conciliar el sueño, pero que tiene dificultad para permanecer dormido. Todas estas son razones para hablar con su médico acerca de los efectos físicos que el estrés está teniendo en su cuerpo.

 

El estrés también puede llevar a ansiedad, depresión, dependencia de los demás o una dependencia malsana de las medicinas.

 

Depresión

La depresión es muy común entre las personas que tienen dolor crónico. El dolor puede causar depresión o empeorar la existente. La depresión también puede hacer que los dolores existentes empeoren.

 

Si usted o los miembros de su familia tienen o han tenido depresión, hay un riesgo mayor de que usted entre en depresión a raíz de su dolor crónico. Busque ayuda ante el primer signo de depresión. Incluso la depresión leve puede afectar la capacidad de manejar de forma efectiva el dolor y permanecer activo.

 

Los signos de depresión incluyen:

 

Sentimientos frecuentes de tristeza, ira, baja autoestima o desesperanza

Menos energía

Menos interés en actividades o menos placer por sus actividades

Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido

Disminución o aumento del apetito que causa mayor pérdida o aumento de peso

Dificultad para concentrarse

Pensamientos de muerte, de suicidio o de hacerse daño

Qué hacer respecto a sus emociones

Un tipo común de terapia para las personas con dolor crónico se llama terapia cognitiva conductual. Buscar la ayuda de un terapeuta puede servirle para:

 

Aprender cómo tener pensamientos positivos en vez de negativos

Reducir el miedo al dolor

Fortalecer relaciones importantes

Desarrollar un sentido de liberación con respecto a su dolor

Si su dolor es el resultado de un accidente o trauma emocional, su proveedor de atención médica puede evaluarlo en busca de un trastorno de estrés postraumático (TEPT). Muchas personas con este trastorno no son capaces de hacerle frente plenamente a su dolor de espalda hasta que afrontan el estrés emocional que su accidente o trauma causó.

 

Si usted piensa que puede estar deprimido o si tiene dificultades para controlar sus emociones, solicite una cita.

Nefesh​ 

Centro de Terapias para la Salud​

HOSPITAL METROPOLITANO
Quito - Ecuador

whatsapp.png

Atención con cita previa:
 📞 0993713204
nefeshquito@gmail.com

Suscríbase para obtener actualizaciones

© 2019 By Nefesh